Negocios en Oklahoma Afectados por ley Contra Indocumentados

Jueves, 7 Agosto   

Maxine Grider sabe demasiado bien que para tener ganancias en su tienda de comestibles en el sur de Oklahoma City depende mucho de la comunidad latina del área.

Hace casi un mes entró en vigencia una ley estatal contra los inmigrantes sin residencia legal, y desde entonces, la tienda de Grider, Discount Foods, ha dejado de tener ventas semanales de entre 50.000 y 75.000 dólares.

“Nos ha golpeado bastante”, afirmó Grider, quien ha operado su tienda de comestibles en el mismo lugar desde hace 45 años.

Si la tendencia continúa, la tienda empezará a tener pérdidas y podría cerrar.

La Legislatura adoptó la ley estatal de inmigración la primavera pasada y el gobernador Brad Henry la firmó para darle fuerza de ley.
Entre otras cosas, la legislación prohibe que los indocumentados reciban servicios públicos y le impone requisitos a los patrones para que verifiquen el estatus de inmigración y la elegibilidad laboral de sus trabajadores. Según la ley estatal, aquellos empleadores que contraten indocumentados intencionalmente serán castigados.

Las tiendas al de ventas al detalle y los empleadores cuyo éxito depende de los negocios y los trabajadores latinos han estado pasando apuros desde que la ley de Oklahoma contra los inmigrantes indocumentados entró en vigencia el 1ro. de noviembre.

Algunos inmigrantes han preferido irse del estado y otros son renuentes a salir de sus casas.

“Hay una escasez definida de trabajadores”, declaró Mike Seney, el vicepresidente sénior de operaciones para la Cámara del Estado, una asociación de negocios e industrias que representa a 1.500 empleadores en toda Oklahoma.

Con una tasa de desempleo en Oklahoma de apenas 4,2% de la fuerza laboral abajo de la tasa nacional de 4,7%, los contratistas y los negocios necesitan trabajadores, dijo Seney.

“Ellos están pasando problemas para encontrar trabajadores. Algunas familias simplemente están diciendo ‘Me voy de aquí’”, sostuvo Seney. “Creo que vamos a tener algunos problemas”, agregó.

No existen estimaciones fiables sobre el número de inmigrantes sin papeles que se han mudado a otros estados o a su país, pero los constructores de vivienda de Oklahoma estiman que perdieron alrededor del 10% de su fuerza laboral después de que la ley entró en vigencia, afirmó Mike Means, vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Constructores de Vivienda del Estado de Oklahoma.

Los constructores pronostican que los precios de las casas y apartamentos subirán debido al aumento de los costos de la mano de obra y a los retrasos para conseguir que se hagan las obras, añadió.

El presidente y director de la Asociación de Hoteles de Oklahoma, Jim Hopper, considera que es necesario modificar la ley para neutralizar sus consecuencias económicas negativas. Agregó que muchos de los 250 miembros de su organización han tenido problemas para hallar trabajadores desde que la ley entró en vigencia.

“Vamos a estar trabajando en la legislación en febrero para enmendarla y hacerla un poco más atractiva para la fuerza laboral y para los patrones en Oklahoma”, declaró Hopper.

“Se dice que esta ley es demasiado extrema”, afirmó el empresario Chip Oppenheim, propietario del centro comercial Economy Square de Oklahoma City, donde se ubica la tienda de Grider.

“Estas personas compran automóviles, gasolina, pan y casas. ¿Y les estamos diciendo que se vayan?”, dijo Oppenheim. “Muchas personas no supieron lo que pasaría cuando votaron a favor de esto”, opinó.

Seney dijo que la Cámara del Estado está analizando con la Cámara de Comercio de Estados Unidos sobre la posibilidad de presentar una impugnación contra la ley de inmigración de Oklahoma, por posible inconstitucionalidad.

“No se puede manejar esto a nivel estatal. Es físicamente imposible hacerlo”, aseguró.

La Coalición Nacional de Clero y Líderes Religiosos Latinos y otras organizaciones han impugnado la ley ante un tribunal federal de distrito en Tulsa. La coalición alega que la ley se enfoca en los inmigrantes sin residencia legal y que ha dañado a varias personas. El juez federal no ha tomado una decisión aún.