Lunes, 12 Mayo   

Ambos países son grandes recipiendarios de inversiones externas directas 
(IED). El stock de IED es mayor en Estados Unidos (US$24.000 millones) que 
en Brasil (US$4.700 millones) debido principalmente a las diferencias de 
tamaño de ambos mercados. En este terreno, los autores consideran que la 
IED probablemente crezca en Brasil como resultado del ALCA, del aumento de 
la producción y de la sofisticación de los hábitos de consumo. Y, si el 
ALCA es aprobado, los procesadores de alimentos estadounidenses estarán en 
mejores condiciones que sus pares europeos para invertir en Brasil. El 
documento sugiere que las industrias brasileñas de la carne, lácteos y 
azúcar ofrecen las oportunidades más atractivas para las compañías 
multinacionales.